Lo que nos cuentan y lo que es

Algo huele a podridoTengo los días de facultad muy frescos, pues hace poco más de un año que terminé la carrera. Recuerdo de forma especial una asignatura de gran carga lectiva e interesantísima, y una de las pocas realmente útiles. Se llamaba Estructura de la Información. Y no, no explicaba la estructura de la información en cualquier soporte, canal o medio. Explicaba las relaciones estructurales entre los conglomerados de comunicación,  otro tipo de empresas y partidos políticos.

Lo que más me llamó la atención es hasta qué punto estamos todos adormilados. Está muy bien hablar del derecho de la información, de cuán importante es nuestro trabajo, las teorías de la comunicación, de la información, bla bla bla. Pero tras las primeras clases de Estructura, muchos de mis compañeros se plantearon dejar la carrera (¡estábamos en 5º!) y así se lo comunicaron a la profesora, Aurora Labio, del departamento Periodismo II de la facultad, quien se sintió verdaderamente responsable. Yo no llegué a ese extremo, pero he de reconocer que me llevé una profunda decepción en torno al ejercicio de mi profesión. Pero también me di cuenta de cuán importante era conocer la dinámica y relaciones de los principales conglomerados de información de Estados Unidos, Europa y España, su trayectora y por qué tendencia han sentido y sienten debilidad. Y no deja títere con cabeza. Nadie se salva. De derecha a izquierda; de norte a sur; de sur a sur y de norte a norte.

No sé si aquellos compañeros que quisieron abandonar la carrera por conocer la parte podrida de la comunicación social trabajan actualmente en algún medio. Si así es, se habrán dado cuenta de que las clases de Aurora Labio fueron sólo una advertencia, que verán materializada en el día a día. Y vivir en sus propias carnes la influencia de la superestructura político-económica en la cabecera donde posiblemente estén dándole a la tecla o al teleprompter puede ser mucho más decepcionante que cualquiera de los temas de la asignatura.

Ni derecha ni izquierda, cuando se juega a las cartas del dinero y el poder. Y Berlusconi tiene mucho, de los dos.

Señores, es lo que hay.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: