El niño con el pijama Disney

Voy a escribir una versión actualizada del El niño con el pijama a rayas. Se llamará El niño con el pijama Disney. La trama será más o menos la misma, pero con algunas diferencias sustanciales, adaptadas a nuestro tiempo:
Los que mandarán en el mundo del niño con el pijama de Disney no serán los estados, sino las empresas. El niño será un sobrino de Michael Eisner; hijo del hermano chico del tiburón que se come a los niños. En lugar de cambiar de lugar de residencia, contratarán un viaje de algún TTOO roñoso y barato, lo que permitirá a la familia pasar 15 días en régimen todo incluido en un funcional y familiar hotel de Haití. El niño se aburrirá mucho en Haití, porque el TTOO les ha engañado, es temporada baja y ya no hay niños: sólo su hermana mayor, que es tonta de remate, todo el día obnubilada con las barbies malibú y ligando con el animador del hotel.
A consecuencia del aburrimiento extremo, el niño se hará amigo del jardinero (y técnico y piscinero y pintor y manitas en general y un largo etc). Le contará que, antes, era profesor de literatura. Como creerá que le está mintiendo, un día le seguirá y dará con una fábrica clandestina de pijamas Disney plagada de niños con los que puede jugar. Entonces conocerá a Shanti, un niño que en lugar de dormir las 4 horas que le permite el guarda de la empresa se dedicará a soñar despierto, porque si se duerme tiene pesadillas con un miquimaus asesino. Y entablará una amistad con él. En un juego decidirán intercambiarse la vida, Shanti se pondrá el pijama Disney y se irá al hotel; y el niño del pijama se quedará en la fábrica, para jugar con los niños-esclavos. Los padres, tras una juerga en la que abundó el garrafón, no se darán cuenta de que ése no es su hijo, a consecuencia de la resaca brutal. Lo harán al día siguiente, y como no lo encuentran, comenzará un circo mediático y saldrán en todos los informativos nacionales durante meses. Buscarán a ‘Andrelaine’, mote que le ponen los media.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Pero la historia continúa…

Como el libro será un éxito, contrataré a Michael Moore, que me ayudará mucho para hacer la peli-documental, que se estrenará en V.O. subtitulada en varios idiomas y se proyectará en los cineclub de cualquier parte del mundo. Será como una especie de Scary Movie reivindicativa y creará un movimiento anti marcas y anti fábricas clandestinas.

Pero como si no puedes contra ellos únete a ellos, sucumbiremos a la lógica de mercado del nuevo orden mundial, un capitalismo refundado por las mismas empresas cuyo paradigma quedará recogido en el Libro Verde de las Buenas Prácticas Neocapitalistas. Time Warner nos lanzará una oferta para sacar la segunda parte, en una superproducción que te rilas. Nos mostrará un plan de beneficio bruto de explotación antes de impuestos, ya que el centro financiero estará en Suiza o en Andorra. Nos pondrá los ojos como tomates de Almería. Hablaremos con nuestra productora independiente para rescindir el contrato. Nos llamará tránsfugas chaqueteros capitalistas opresores, a la vez que promete hacernos una campaña de desprestigio.

Como no, Disney nos lanzará la contraoferta y nos asegurará que si aceptamos, nuestras entrevistas y cómo se hizos sadrán en la Fox en lugar de en La2 y el actor principal será el niño de El Sexto Sentido digitalizado, en una campaña de lavado de imagen tras pillarlo conduciendo borracho y fumado. Además, asegurarán que nuestros estudios saldrán en el Google Earth, como los Premios Príncipe de Asturias. Como uno de los artífices será asturiano, el golpe bajo nos acabará de convencer y comenzaremos a trabajar con Pixar en la segunda parte de la peli, esta vez sin libro, en la que Shanti, hijo adoptivo de Robert Iger y director general de Disney Viajes, salva al niño con pijama Disney, que ya le queda pequeño porque tiene 40 años, en una sutilísima metáfora de la insostenibilidad del sistema económico anterior, al que relaciona con Eisner.

Y aquí no ha pasado nada

Anuncios

6 comentarios

  1. Hasta los cojones. said,

    octubre 27, 2008 a 12:44 am

    No es un libro que me apetezca leer. Bastante mal esta el mundo para encima tomarnos doble ración en formato libro. Y si, con pijama a rayas o de Disney, es triste, lo mires por don ¡de lo mires.

    Un besazo, guapa.

  2. Toni said,

    noviembre 4, 2008 a 6:32 am

    La historia es tuya? Lo digo porque es cruel de cojones… Igual la Disney te compra los derechos, a ellos las historias descarnadas para traumatizar niños les encantan.

    Besitos.

  3. Caminante said,

    noviembre 4, 2008 a 2:31 pm

    Es verdad. Pero también muestran esa parte sensible y entrañable que tan pocas veces se deja ver.
    Un saludo.

  4. J. L. G. LL said,

    noviembre 4, 2008 a 8:52 pm

    Muy bueno. Mordaz y crítico, con un toque actual. Aunque no creo que dejaran que tu libro viera la luz…

  5. Caminante said,

    noviembre 7, 2008 a 8:27 am

    Gracias, Llagües. A ver si le das vidilla a tu blog.

  6. anachevere said,

    noviembre 13, 2008 a 1:27 pm

    Oh my God!! Vaya ración de cruda lucidez… Bravo.

    Voy a por un electroshock que me haga olvidar, o no podré digerir la comida… Bueno, la tele igual también me sirve.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: