Ficción

Hay dos fragmentos de la película ‘Le fabuleux destin d’Amelie Poulain’ que me encantan. Uno es al principio, y otro al final. Son totalmente distintos en contenido, pero despiertan empatía y sensibilidad.
El primero de ellos transcurre cuando presenta a los personajes que van a salir a escena, dando unos cuantas pinceladas de cada uno de ellos a través de las cosas sencillas de cada día que les gustan y que les disgustan. Incluso las de un gato.

Me gusta cuando dice de Rafael Poulain que sus ‘Labios apretados indican dureza de corazón’. También sonrío al saber que ‘no le gusta que se le quede el bañador pegado al salir de la piscina y que le encanta ‘vaciar su caja de herramientas, limpiarla bien, y volver a ponerlo todo en su sitio’.

No puedo remediar compararme y pienso en una voz en off presentando una foto mía semicaricaturizada rodeada de flechitas que dicen ‘ceño fruncido indica desacuerdo general crónico’. Luego, una imagen mía caminando tras una cadena humana de tres mujeres que van pisando huevos ocupando toda la acera . La voz en off diría: ‘A Barbarilla le disgusta que la gente que anda lenta vaya en paralelo ocupando toda la acera’; y otra imagen, llegando de la facultad, en mi cuarto: ‘A Barbarilla le gusta llegar a su casa, ponerse el pijama y abandonarse al esparcimiento hasta irse a dormir’.

Quizás por eso me encanta ir al cine sola. La imaginación empieza a viajar y soy capaz de meterme en las escenas más surrealistas.

La otra escena que me fascina es la del final, cuando Amélie tiene en frente al chico que le gusta. Lleva detrás de él muchos días, haciéndole todo tipo de juegos y perrerías. Ha llorado por él, no podía hacer otra cosa que pensar en él. Y, cuando le tiene en frente, va y le da un beso en un ojo, luego en la oreja, en la frente y en la comisura de los labios, para luego él hacer lo mismo, guiado por la mirada de la dulce Amélie.

Son escenas de ficción que nos ocurren durante nuestra vida cotidiana, sin duda. Pero creo que no nos damos cuenta. Y sería muy divertido que alguien decidiera hacer un par de escenas de este tipo sobre las cosas de cada día que nos pasan y se nos escapan de las manos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: